miércoles, 20 de enero de 2010

Eragon de Christopher Paolini


Editorial: Roca Editorial
Autor: Christopher Paolini
No. de páginas: 544
ISBN: 9788496791787
Calificación: (M*M*M*M*)
Recomendación: Leelo y los disfrutarás bastantes pero no es un indispensable. Aunque da cátedras sobre como estructurar un mundo completo.
Comprar: En Ghandi.


Dragones, viajes, guerras y más épica se reúnen exitosamente en el primer tomo de la tetralogía de "El Legado".
Mano de plata en su ardua búsqueda de venganza a la vez que en el viaje de entrenamiento y el viaje de su vida en que se cruzará con amigos y enemigos dispuestos a todos por lograr lo que desean. O evitar lo que no.

(Contraportada)
En el reino de Alagaësia la guerra se esta gestando.
Los Jinetes, protectores de la paz del Imperio y los únicos capaces de controlar a los inteligentes dragones, se han extinguido o han pasado a formar parte de las tropas del malvado rey Galbatorix.
Los elfos hace tiempo que se han exiliado a un lugar oculto y los vardenos, un grupo disidente, se ocultan en ciudades protegidas.
Cuando Eragon, un joven de quince años que vive en una pequeña aldea, se encuentra con una piedra preciosa en medio del bosque a donde ha ido a cazar, poco se espera que ese suceso vaya a cambiar su vida y el destino de Alagaësia. Lo único que desea es venderla para así asegurar la subsistencia de su familia durante el duro invierno.
Sin embargo, una noche la gema se rompe y lo que sale de ella lo llevará en un viaje que lo convertirá en héroe.

Lo que quiere se ha esfumado y sus deseos ya no son suyos. Se ha convertido en un Jinete de Dragón. Los tiempos de vivir de la caza quedaron atrás. Ese es Eragon.
Una historia interesante que se merece las oportunidades que se le dan pero que, sin embargo, no es un indispensable excepto, claro, si tu deseo es encontrarte con otra obra al más puro estilo Tolkien.

Eragon, de entrada, se siente bastante conocido. Bebe directamente -quizás demasiado para ser considerado inspiración u homenaje- de la obra de Tolkien y la de George Lucas ("La guerra de las galaxias").
Las primeras páginas sirven bastante de guía. El estilo de Paolini es bastante pesado y otorga muchísima -tal vez demasiada- prioridad a los entornos más que a los personajes en sí o incluso a la trama.
Todo esto resulta bastante desmoralizador pero antes de cerrar Eragon y olvidarlo les recomiendo que lo lean por lo menos hasta la mitad. Es ahí en donde Eragon comienza a brillar por la propuesta que presenta y los pequeños toques que la hacen especial.
La forma de narrar se vuelve mucho más ágil al mismo tiempo que la trama comienza a agudizarse aunque, eso sí, tiene sus momentos. Momentos en que no pasa nada y el autor no parece tener el toque para reducir esos momentos a suspiros. Se alargan bastante los viajes sin por eso parecer más reales. La estructura es bastante "especial". Creo que hay una muy marcada tendencia a enfocarlo todo en la trama principal, no en las secundarias que podrían dotar al libro de mucha mayor agilidad.
Paolini parece mucho más interesado en plantear un mundo sólido y lo logra. Con creces. En especial porque los relatos de fantasía suelen limitarse a contar una historia, crear el entorno que se necesita para esa historia y poco más. Eragon plantea toda la geografía de Alagaësia y más allá. Todo plagado de detalles. Incluyendo mapas del territorio en las primeras páginas. Todo este mundo, aunque no es nada que no se haya visto ya con Tolkien, resulta lo suficientemente interesante como para seguir leyendo y es entonces cuando Eragon nos muestra lo que lo hace especial. De entrada los dragones no son meras criaturas. Se otorga una enorme importancia a las palabras para el uso de la magia a lo Potter (pero sin varitas). Y los personajes atractivos (esos que dosifican humor y cuya historia nos interesa más, incluso, que la del propio protagonista) comienzan a aparecer. No son, por supuesto, los mejores personajes o los de menos clichés, pero resultan atractivos e interesantes. Mención aparte para Murtag. Eragon tampoco es el más atractivo protagonista pero tiene sus momentos y Saphira, su dragona, es bastante atractiva como personaje y aporta bastante a la historia. Tanto en la trama como fuera de ella. Como símbolo.

—Necesitas un nombre. Hoy me han dado unos cuantos muy interesantes; a lo mejor te gusta alguno. —Repasó mentalmente la lista que le había recitado Brom hasta que se detuvo en dos de ellos que los impresionaron por heroicos, nobles y que sonaban bien—. ¿Qué te parece Vanilor, o su sucesor, Eridor? Los dos fueron grandes dragones.
—No —contestó el dragón. Parecía divertirse con los esfuerzos que hacía el muchacho—. Eragon.
—Ese es mi nombre; no puedes tener el mismo —dijo frotándose la barbilla—. Bueno, si los que te he dicho no te gustan, hay otros. —Continuó recitando la lista, pero el dragón rechazaba todos los que le proponía. Parecía reírse de algo que Eragon no comprendía, pero el no le hizo caso y siguió dando nombres—. También estaba Ingothold, el que mató a...
De pronto, se le ocurrió una cosa y se calló.
¡Ya sé dónde está el problema! ¡Te he estado diciendo nombres masculinos, y eres hembra!
Sí. —La dragona plegó las alas satisfecha.
Uno de los dos peros de Eragon no es, sin embargo, precisamente algo exclusivo de la obra, sino más bien del género: el destino y el uso que se le da. Tengo bastante tiempo tratando de encontrar un libro de fantasía épica que no se base en el destino, en lo que se ha decidido desde el más allá y Eragon no es ese libro y, además, muchos de los personajes parecen estáticos. Incluso el protagonista. Cambia, eso está claro, pero parece bastante limitado en ese sentido. Hace las preguntas correctas en el momento correcto y listo.
Por lo demás Eragon resulta entretenido y bastante completo respecto al mundo que Paolini ha creado. Posee sus lenguajes y sus razas (probablemente simples cambios de las de Tolkien pero las posee, al fin y al cabo). La relevancia del lenguaje resulta bastante atractiva y el planteamiento de razas tan conocidas como los elfos resulta interesante y un tanto original. Esos seres de orejas puntiagudas no son completamente lo que creemos.
¿Recomendado? Absolutamente sí.

(M*M*M*M*)





Cuatro emes para Eragon. Próximamente calificaré las reseñas con algo más atractivo que emes tal cual. Y habrá sección de autores interesantes... Christopher Paolini estará sin duda en ella.
Cualquier sugerencia sobre las reseñas ya saben en dónde encontrarme (comentario, mail o Contacto).
Saludos.



Leer más...

lunes, 9 de noviembre de 2009

Stardust de Neil Gaiman

Stardust es una obra ligera. Compacta pero bien escrita y agradable. Narrada en tercera persona por alguien no inherente al mundo en que se desarrolla pero que en ningún momento se nos es presentado. El título, por alguna razón, no fue traducido del ingles. Así que Stardust en ingles significa polvo de estrellas, y viéndolo de ese modo, es un título que encaja a la perfección con la trama e incluso la atmosfera de la obra. Pero si desconocemos la obra por completo y también el ingles, probablemente el título no signifique nada a nuestro ojos. Básicamente una decisión que perjudicaría a la obra por si sola, pero no lo hace por que ese es el título de la película que se inspira en el libro.
Stardust carece de un prólogo como tal, aunque comienza con una canción que pudiera ser considerada una introducción ya que sí tiene relación con el interior de la obra, aunque no es algo que se tenga que leer necesariamente para comprender el libro.

La estructura de Stardust es común porque se divide en capítulos ordenados en orden cronológico. Los títulos de los capítulos son claros y expresivos, en mi opinión, excesivamente claros en ocasiones ya que no son metáforas ni aluden a lo que pasará en dicho capítulo sino que realmente nos dicen qué pasará en ese capítulo. De qué nos enteraremos y de qué no. Aunque esto no ocurre siempre, si que le resta puntos a las sorpresas que el libro nos pueda proporcionar.
La prosa de Gaiman es ligera pero formal. Muy accesible. Una obra que casi cualquier lector disfrutará, aunque es necesario aclarar que Stardust no es una obra infantil. O al menos, no del todo, ya que tiene descripciones explicitas en escenas violentas y sexuales. Es mucho muy una obra adolescente.
La más pura fantasía se entremezcla con una de las más básica emociones humanas. Y cuando hablamos de que Stardust es fantasía, es por que de verdad es fantasía. Con sus brujas, unicornios, piratas y especies únicas Stardust es una lectura interesante incluso para los fanáticos de la fantasía de, por ejemplo, Tolkien.
El transcurso de la historia no es lento ni aburrido en ningún momento. Cuando no conocemos mas a los personajes o la trama, Gaiman nos maravilla con su capacidad para idear y describir nuevos paisajes o criaturas y darle solidez a su mundo, que por cierto, tiene conexión con el nuestro, si bien las inmensas posibilidades que abre eso no se explotan en este libro. El autor parece saber muy bien lo que quiere contar, y lo cuenta sin palabras de más, sin palabras de menos. El final en sí no plantea nada nuevo. Pero los cabos que ata y los pocos que no son perfectos son los que lo hacen resaltar. Cada palabra que Gaiman usó a lo largo de la historia, cada elemento enriquecedor, cada roca, cada movimiento, cada herida, es resucitada con el final. Los pequeños detalles son los que engrandecen las historias y Stardust esta plagada de pequeños detalles. Detalles que nos hacen notar que Gaiman planea muy bien sus historias.

¡Cuidado, podría arruinar tu lectura!

Si bien el personaje principal no cumple su cometido, la obra cuenta un final feliz que no es inesperado. Se veía venir lo que sucedería casi desde la mitad del libro. Pero el final no es malo gracias a los detalles, (los tan nombrados detalles).

¡Aquí terminan las revelaciones mágicas!

Mentiría si dijera que Stardust es el mejor libro que he leído, por que no lo es, pero lo que si puedo decir es que automáticamente, luego de leer la última página de las 214 que la conforman, se convirtió en una de mis novelas favoritas. Por el uso de elementos ya creados y explotados previamente de una manera única, y por la sucesión de hechos, la prosa sencilla y formal de Gaiman, su cuidado por los detalles hacen de este un excelente libro. Apto para la mayoría de lectores jóvenes.
Si bien Stardust me cautivo, no es una de las historias que mas permanezca en mimemoria. No se si es en parte por su “simpleza” o por su mundo plagado de detalles pero Gaiman no me hace recordar la trama de su obra como si lo hacen otros autores. Sin embargo, esto no demerita en absoluto el libro, ya que podría deberse, simplemente, a mi falta de memoria en general.
Así que valiéndose de todos los artificios literarios conocidos, de simbolismos en ocasiones fácilmente detectables y de una consistente trama, Gaiman nos entrega una excelente obra de fantasía, de amor, llena de detalles y contada a través de ellos, detalles que hacen la trama mucho mas interesante y nos demuestran lo que puede dar de sí una historia tal vez simple, pero muy bien estructurada.

Conclusión:

No te arrepentirás de leerlo.
(M*M*M*M*)
Cuatro emes para una obra bastante notable.
Como siempre invitarlos a comentar las opiniones encontradas o no encontradas sobre Stardust o sobre el mismo Neil Gaiman ya que es un autor que me gusta bastante. Esta es la primera reseña del blog de modo que cualquier sugerencia será bien recibida.



Leer más...

miércoles, 17 de junio de 2009

Gracias por contactarnos

Tus opiniones son importantes. Siéntete libre de comentar cuantas veces desees. 
Dudas, comentarios, sugerencias, quejas, todo es bien recibido siempre cuando sea respetuoso, pero también valoramos la honestidad. 
Este espacio también es tuyo... Muchas gracias por expresarte.

Vive...
          Crea...
                    Escribe...
                                    Siente...
                                                Se MA~
                                                Se MA~
                                    Sueña...
                      Opina...
            Lee...
Vive... 

Leer más...